La Productividad es uno de los principales problemas que la mayoría de las empresas enfrentan actualmente. Existen muchas situaciones internas que afectan el rendimiento de los empleados y que rara vez son solucionadas.

Algunos factores que afectan la productividad en el trabajo, y repercuten en los resultados en las organizaciones son los siguientes.

1. Jornadas laborales largas

Algunas organizaciones promueven jornadas laborales mayores a 8 horas diarias con la finalidad de obtener mejores resultados. Lo cual no es un indicador de que esto sea cierto. Por el contrario esto produce cansancio lo que da como resultado bloqueos mentales que afectan por completo la Productividad.
Administrar el tiempo del personal de forma adecuada buscando integrar actividades que los ayuden a eliminar el cansancio, tener despejada la mente, al mismo tiempo mantenerlos enfocados en desempeñar correctamente su puesto.

2. Falta de capacitación laboral

Esto sucede cuando el personal no está actualizado en las áreas que ejercen y las técnicas que llevan a cabo para ejecutar sus tareas son obsoletas.
Un paradigma común en las empresas es el no invertir en entrenar a su capital humano pues eventualmente se va a ir. Diría contrariamente Henry Ford- “Solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan. Formarlos y que se queden”
Al usar la tecnología de recursos humanos para mejorar la Productividad se generan otros ahorros como impresión de manuales enfocando a los empleados en la planeación estratégica y no en actividades administrativas. Las personas cada vez más está usando el móvil, puede accesar desde allí a la capacitación, el manejo de actividades laborales y temas de nómina entre muchas otras.

3. Actividades multitareas

Comúnmente se confunde el ser productivo con la capacidad de poder trabajar en varias actividades a la vez. Sin embargo, el realizar más de una tarea al mismo tiempo disminuye por completo la concentración, dando como resultado un trabajo deficiente lo cual seguramente traerá un re-proceso.
Si no se cuenta con el personal suficiente, evite las cargas excesivas de trabajo priorizando las actividades, tiempo disponible entre actividades y niveles de energía naturales en el día laboral.

4. Descanso insuficiente

Excesivas jornadas laborales y limitar los periodos de descanso incrementan la tensión y el estrés laboral.
Para recobrar la energía suficiente, es necesario un periodo de descanso proporcional a las horas de trabajo. Una buena práctica es tomar un tiempo de descanso, no máximo a 10 minutos, entre cada actividad que realicen, con la finalidad de enfocarse al máximo y aumentar la productividad.

5. Malas condiciones laborales

Las bases que sustentan la productividad en una empresa, se crean a partir del ambiente laboral. Las principales bases son:
El clima organizacional:
Si existe tensión entre los miembros del personal, no escuchan sus peticiones y se exige más de lo establecido, trabajar en equipo será imposible, dando como resultado trabajo ineficiente.
Las herramientas de trabajo:
Si la empresa no provee el material necesario que optimice los procesos, los tiempos y la calidad de producción obstaculizarán el logro de los objetivos.
Espacios adecuados de trabajo:
Un espacio de trabajo incómodo e inadecuado impedirá que el empleado se sienta bien y enfocado en sus actividades cotidianas propiciando el crecimiento profesional de los empleados, la motivación y el compromiso.

“Si quieres que tu empresa te de mejores resultados, comprométete con tu personal y ofréceles una experiencia laboral única, que favorezca su desempeño.”

¿Quieres conocer
cual es tu nivel
de estrés en el
trabajo?

Los campos marcados con * son requeridos.

Ingrese su nombre y su correo.
Posteriormente recibirá un correo con un vínculo donde podrá accesar a la herramienta de evaluación de estrés.